Guanajuato, Gto.; 9 de noviembre de 2017.– Con el compromiso de crear más espacios para el deporte y la recreación, el Gobierno de Edgar Castro Cerrillo invirtió un millón 671 mil 615 pesos en la remodelación integral de la cancha multiusos del barrio “El Cambio”, a un costado de Embajadoras.

“Ésta es una muestra más del trabajo en conjunto y es lo que nos lleva a ser mejores. Guanajuato se merece lo mejor y con hechos como éste lo demostramos”, expresó el Presidente Municipal, quien reestrenó la cancha con niños, niñas y jóvenes de este barrio típico y sus alrededores, así como de la escuela secundaria Quanaxhuato 2, integrantes del Ayuntamiento y miembros del Consejo Directivo de la Comisión Municipal del Deporte.

La obra incluyó una nueva cimentación, la estructura metálica para sostener el techo a dos aguas, las luminarias y las instalaciones pluviales que evitarán encharcamientos, además de la pintura termoplástica sobre una superficie de 981 metros cuadrados.

“Yo agradezco el apoyo que no sólo beneficiará a los equipos de la Liga que represento, sino a todos y cada uno de los vecinos de este lugar”, dijo Alma Rosa Barrientos Ruiz, presidenta de la Liga Oficial de Baloncesto del Municipio de Guanajuato, A.C.

“Éste es un apoyo valioso para el deporte y para alejar a la niñez y la juventud de los malos caminos", señaló el presidente del Comité de Colonos, Pedro Martínez Montalvo.

Por recomendación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se elevó el muro perimetral a 9.5 metros para mimetizar los postes y los largueros sobre los cuales se montó la techumbre, la cual es de lámina pintro, mucho más resistente y gruesa que la galvanizada.

Los recursos provinieron del Programa de Construcción, Rehabilitación y Equipamiento de Instalaciones Deportivas 2017 y de las Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios 2016.

“Lo mejor es que los torneos ya no se suspenderán por las lluvias y esta cancha nos ayuda a evitar que las nuevas generaciones se acerquen a los malos hábitos”, dijo Teresa Lara Ramírez, jugadora de básquetbol desde hace más de 10 años.

“Representa algo muy bonito, porque los niños se alejan de las actitudes negativas y las malas conductas”, Gabriela Gómez Puga, vecina de San Cayetano.