Guanajuato, Gto., a 10 de julio de 2017.- Como principal anfitrión, el Presidente Municipal de Guanajuato, Edgar Castro Cerrillo, participó junto con el Gobernador Miguel Márquez Márquez, el Ayuntamiento capitalino e invitados especiales en la apertura de la Presa de la Olla, una tradición con más de 250 años de antigüedad.

“Hoy me enorgullece estar presente en una de las más antiguas y bellas fiestas de nuestra Capital. Es un día de fiesta y tradición aquí en nuestra ciudad, donde miles de familias se reúnen para disfrutar del bellísimo espectáculo que ofrece la caída del agua”, dijo el Alcalde capitalino.

A la una de la tarde en punto, tal como lo marca la tradición, el Jefe de la Administración Municipal agitó su pañuelo blanco y con ello indicó el momento preciso para abrir las compuertas del emblemático embalse.

Al compás del cadencioso vals “Sobre las olas”, de Juventino Rosas, interpretado por la Banda del Estado, cayeron las aguas que simbolizan el espíritu renovador y el trabajo pujante de la Capital. Cientos de personas se colocaron detrás de los barandales para captar las postales del recuerdo.

“Es un honor compartir con toda la ciudadanía la gran emoción que nos produce esta hermosa imagen”, agregó el Primer Edil de Guanajuato Capital.

De acuerdo con cifras de la Dirección General de Seguridad Ciudadana, cerca de 8 mil personas se dieron cita en este festejo, informó el titular de la dependencia, Christian Ortiz Muñiz.

La limpieza del parque, el resguardo de toda la Presa, el ordenamiento del comercio semifijo, las acciones de mantenimiento y el saldo blanco después de la celebración, entre otros aciertos, fueron producto de la coordinación entre diversas áreas del Gobierno local.

En el operativo de inspección y vigilancia participaron cerca de 200 elementos de la Policía Municipal, Protección Civil y Seguridad Vial, las cuales contaron con el apoyo de la Gendarmería de la Policía Federal.

El lunes anterior, el Presidente Municipal también recorrió los alrededores de la Presa para garantizar que la fiesta se desarrollara en total orden.

La brisa del caudal refrescó a miles de familias que este segundo lunes de julio formaron parte de una experiencia inolvidable. Es el ritual con el que Guanajuato se fortalece y se renueva.

La apertura de la Presa de la Olla simboliza la renovación y la prosperidad. Por eso se dice que es “una tradición que prospera”.

La construcción de la Presa de la Olla arrancó en 1741 y concluyó ocho años después, sin embargo, el vaso se llenó por primera vez en 1747, por lo cual se infiere que este festejo comenzó al año siguiente.

Tras una sequía que complicó la vida en Guanajuato, el Ayuntamiento de aquel tiempo decidió concretar esta histórica obra hidráulica en el predio denominado “De la Olla Grande”.

A más de 250 años de distancia, el Ayuntamiento capitalino mantiene viva esa mística de escuchar a nuestra gente, atenderla y, sobre todo, saber resolver.

Alrededor del kiosco, el Alcalde y su comitiva repartieron paletas de hielo y deliciosas aguas frescas para dar inicio a la verbena popular.

“Para mí, es un gusto enorme e invaluable saludar a la ciudadanía en este día de fiesta y tradición”, expresó Castro Cerrillo.

Para la sociedad cuevanense, no hay mejor regalo que disfrutar de este maravilloso momento, el cual conjuga historia, convivencia familiar y el agua como símbolo de prosperidad.

Todo un espectáculo el marco que nos ofrece la Atalaya y el señorial Paseo de la Presa, uno de los rincones más representativos de Guanajuato.