Guanajuato, Gto., a 7 de abril de 2017.- Acompañado por su esposa y primera dama del Municipio, Ana Bertha Melo González, el alcalde de Guanajuato, Edgar Castro Cerrillo, convivió de cerca con la sociedad cuevanense en una de las más grandes y vetustas tradiciones de la Capital.

En una mañana embellecida con el singular colorido de rosas, orquídeas y lisianthus, el Jefe de la Administración Municipal salió al jardín de la Unión para vivir entre su gente el Viernes de Dolores, del que se desprendió en encantadores efluvios el terso aroma a incienso, alelí e hinojo.

A su paso por los andadores, el Alcalde obsequió rosas a las mujeres guanajuatenses, como símbolo de afecto, solidaridad e inclusión.

Previo a la repartición de fragantes flores, Castro Cerrillo sirvió la tradicional y exquisita agua de betabel, una bebida que distingue por su color violeta y su mezcla de frutas ralladas al Viernes de Dolores.

A los pies del Teatro Juárez, el Presidente Municipal también recibió múltiples muestras de agradecimiento, al entablar diálogo con los ciudadanos que se acercaron a degustar los deliciosos tamales y entablar un breve diálogo con él.

De esta manera, Guanajuato presumió su magia floral en su festividad de aromas, sabores y velas, algarabía y devoción en una misma celebración, que presenciaron miles de capitalinos y visitantes.